Por qué BNT Diamonds vende exclusivamente diamantes… | BNT Diamonds
Shutterstock 651533572

Por qué BNT Diamonds vende exclusivamente diamantes naturales

13 jul. 21

Cuando se trata de nuestros diamantes de inversión, BNT Diamonds está comprometido. Utilizamos exclusivamente piedras naturales de la más alta calidad y de origen ético, en lugar de seguir la tendencia reciente de ofrecer diamantes sintéticos junto con los diamantes naturales.

En alguna ocasión nos han sugerido que esta no es una decisión comercial sensata. Después de todo, dicen, uno puede ganar márgenes más altos vendiendo productos más baratos que parecen diamantes auténticos. Y aunque puede ser tentador seguir a la multitud por ese camino, creemos que su lógica parte de una premisa errada. Más bien, es precisamente porque nos preocupamos por nuestros clientes, nuestro producto y por nuestro negocio, hemos decidido vender solo diamantes naturales. Permítenos explicar por qué.

Una cuestión de valor

En primer lugar, se trata de una cuestión de valor, tanto económico como emocional. Y cuando se trata de diamantes, los dos van de la mano. BNT Diamonds quiere ofrecer diamantes que sean dignas de los momentos más especiales de la vida de las personas. Esos momentos preciosos y especiales merecen ser celebrados con un obsequio igualmente precioso y especial que los haga significativos para toda la vida, y no hay nada que se adapte mejor a la ocasión como un diamante natural.

Esto no se debe simplemente a que los diamantes sean reconocidos universalmente como el símbolo del amor eterno, sino también a su valor duradero. En 2020, por ejemplo, más del 80% de las mujeres en los EE.UU. estuvieron de acuerdo en que un diamante es un activo valioso y siempre conservará su valor, algo que no se puede decir de los diamantes sintéticos. De hecho, los avances tecnológicos están reduciendo el costo de la producción de diamantes sintéticos, reduciendo su valor.

Rápido descenso de los precios de los diamantes sintéticos al por mayor

Empecemos con un ejemplo para entender este descenso. En 2017, hace solo cuatro años, el precio al por mayor de 1 quilate de diamante talla redondo sintético de pureza VS y color F-H era un 17% menor que una piedra natural equivalente. Solo un año después, costaba un 30% menos y en la actualidad, el descuento es de alrededor del 65%, y algunos analistas citan los precios de transacción al por mayor de diamantes sintéticos hasta en un 84% para productos del mismo tamaño, color y pureza.

Esa caída precipitada en el precio de los diamantes sintéticos se acelera continuamente debido a las inversiones masivas en producción, que permiten a las fábricas en China e India bombear suministros ilimitados a un ritmo cada vez mayor, lo que hace que los costos de producción se reduzcan hasta diez veces en los últimos 10 años. Y si bien la disminución del costo de los productos sintéticos puede ser una buena noticia para los consumidores preocupados por su presupuesto, cualquiera que haya pagado por un diamante sintético hace solo unos años ya sentirá el remordimiento del comprador. También debería ser una advertencia clara para los consumidores que esperan que un diamante sintético retenga algún valor a largo plazo.

Los diamantes naturales se convertirán en un recurso aún más raro

La oferta de los diamantes naturales tiende en la dirección opuesta. La producción máxima de diamantes ya ha pasado. No se han explotado minas importantes en los últimos diez años y hay pocas posibilidades de que todavía existan depósitos económicos a gran escala. Esto pronto conducirá a una escasez relativa, particularmente cuando se trata de diamantes más grandes y de mayor calidad, y esa rareza hará que los precios aumenten. El escenario de oferta y demanda previsto durante años ya está al alcance de la mano, lo que significa que el mercado de diamantes naturales de alta calidad que vende BNT Diamonds no se verá afectado por la aparición de sustitutos más baratos. Todo lo contrario.

Esto no sugiere que no reconozcamos las joyas de diamantes sintéticos como un producto legítimo. Sin embargo, creemos firmemente que pertenece a una categoría completamente diferente a la joyería fina engastada con diamantes naturales. Francamente, uno estaría equivocado al comparar un diamante creado en las profundidades de la tierra hace un millón de años con una piedra producida en una fábrica la semana pasada. Los consumidores intuitivamente lo saben.

Hay una buena razón por la cual las ventas de diamantes sintéticos disminuyen en los meses de febrero, mayo y diciembre. Esos son los momentos en que la gente compra anillos de compromiso o joyas significativas en lugar de regatear alternativas. Como dijo el CEO de De Beers, Bruce Cleaver, sobre Lightbox, su propio producto de diamantes sintéticos: “Es divertido, está de moda y está bien por ahora, pero no es raro y no debería costar demasiado. Este no es el diamante que compras para celebrar un hito importante o expresar tu amor eterno”. Su honestidad es un jarro de agua fría para muchos. Pero también sentimos la necesidad de aclarar algunos malentendidos adicionales.

Los beneficios socioeconómicos de los diamantes extraídos

Los productores de diamantes sintéticos a menudo hacen afirmaciones falsas al respeto del impacto en el medio ambiente, pero a diferencia de los mineros de diamantes que cotizan en bolsa, no tienen la obligación de revelar ninguna información. De hecho, un informe independiente de Trucost llamado “El impacto socioeconómico y ambiental de la minería de diamantes a gran escala”, reveló que producir un quilate de diamante cultivado en laboratorio probablemente resulte en más del doble de emisiones de carbono que un diamante extraído. No obstante, alentados por campañas publicitarias engañosas, algunos consumidores jóvenes optan por los diamantes sintéticos debido a su huella de carbono supuestamente más pequeña, lo cual no se puede asegurar que sea verdad.

Ahora, aunque se ha puesto en duda el menor impacto medioambiental de la extracción de diamantes, observamos que se están realizando esfuerzos importantes para reducir su impacto y rehabilitar las minas al final de sus vidas. Sin embargo, incluso si dejáramos de lado la cuestión medioambiental, sigue siendo cierto que la prensa promociona la superioridad ética de los diamantes sintéticos. Esto es completamente erróneo, en la medida en que ignora el enorme impacto positivo que tienen los diamantes en los países productores. De hecho, sostenemos que los grandes beneficios socioeconómicos que resultan de los diamantes naturales superan o compensan cualquier consecuencia ambiental de la extracción de diamantes.

El mismo estudio de Trucost encontró que los principales mineros de diamantes en 2016 crearon 16 mil millones de dólares en beneficios netos, el 60% de los cuales influyen directamente de regreso a las comunidades locales. A sus trabajadores se les pagaba casi cinco veces el salario digno de su país y empleaban a 77,000 personas. En todo el mundo, la industria del diamante respalda el sustento de 10 millones de personas, incluidos 1.5 millones de mineros artesanales y en pequeña escala y sus familias en África y América del Sur, y unas 600,000 personas en la India. Esto es aún más significativo cuando uno se da cuenta de que los diamantes se extraen típicamente en algunas de las regiones más inhóspitas del mundo, desde el NWT en Canadá hasta la tundra siberiana y los desiertos de Sudáfrica, con pocas otras opciones de empleo para la población local. La historia de éxito más notable es Botswana.

Según el Banco Mundial, cuando Botswana obtuvo su independencia en 1966, era uno de los países más pobres del mundo, ¡con un ingreso per cápita de solo 70 dólares al año! En 1967, De Beers descubrió la mina Orapa y el resto es historia. Hoy en día, Botswana es uno de los países más prósperos de África, con atención médica gratuita, educación gratuita y un ingreso per cápita de casi 20.000 dólares. Los diamantes representan el 88% de las exportaciones totales del país y el 20% de su PIB. No se adjunta una historia de éxito similar a la producción de diamantes sintéticos, que solo contribuyen al resultado final de unos pocos inversores adinerados dueños de las fábricas productoras.

En conclusión, ya sea que la motivación sea económica, emocional o social, la única opción real es comprar diamantes naturales. En BNT Diamonds creemos firmemente en el valor duradero de los diamantes naturales, y continuaremos comprometidos con ello.

Con este artículo, BAUNAT se esfuerza para informarles a fondo sobre invertir en diamantes. No puede garantizarse un inversión sin riesgo o totalmente según sus expectativas. Es por eso que recomendamos para investigar los riesgos y aspectos de la inversión en diamantes correctamente para asegurarse que haga la decisión correcta para su cartera.